El caballero, flor y gloria de la Cristiandad

Así como uno no puede determinar el momento exacto en que termina los grandes crepúsculos, dejándose envolver completamente en la noche, así tampoco se conoce el momento exacto en que se consumió la puesta de sol de la Caballería. Sin embargo, se sabe que a fines del siglo XVII ya no se podía hablar de ella, en el sentido adecuado del término. Sin el esplendor de antaño, algunas órdenes militares solo mantenían recuerdos y títulos de esa antigua institución medieval que, después de una lenta agonía, había desaparecido.

Tu voto: